20
Jun

RECURSOS

La única forma de aprovechar la situación actual es aprender la lección política que nos brinda este virus. Es capaz de imponer su ley en todo el mundo, pero obtiene este poder de la globalización sin dejar jamás el proceso de contaminación de individuo a individuo. ¿Podemos imitar este poder utilizándolo a nuestro favor?

Para aprender la lección de la viralidad del Covid 19 y aprovechar la crisis para aterrizar en una Tierra más habitable, debemos prepararnos para ello ahora, durante el encierro, antes de que el regreso a la «normalidad» borre de nuestra memoria la total extrañeza de la situación.

Proponemos tres niveles de preparación, más o menos intensos.

1

Un cuestionario en línea para recopilar descripciones

El primer nivel consiste, sencillamente, en utilizar medios digitales para responder a una serie de preguntas sobre cómo verían las personas el próximo mundo. La ventaja de este sistema es que es fácil de implementar y hay muchas iniciativas en esta dirección.

La desventaja es que los medios digitales, que requieren muy poco tiempo y pensamiento, fomentan la simple expresión espontánea. Por tanto, existe el riesgo de acumular ilusiones pero sin medir las dificultades, sin presionar por una investigación, sin siquiera tomarse la molestia de describir a los oponentes de las medidas recomendadas y, sobre todo, sin valorar seriamente lo que podría resultar contraproducente o poco práctico.

Sin embargo, comenzar a recopilar y sistematizar sus experiencias y reflexiones individuales, a través de un simple cuestionario, es fundamental para comenzar a imaginar e implementar nuevas formas de acción colectiva.

    • ¿Cuáles son las actividades y comportamientos suspendidos que le gustaría que no regresaran?
  • 2

    Creación de grupos de contacto online y debates.

    Las respuestas recopiladas en el nivel 1 se analizan para identificar temas y tópicos que serán útiles para la organización de talleres en línea.

    Una vez que hayas completado el cuestionario, si estás interesado, te invitamos a participar en uno de estos pequeños grupos de contacto que eligen, con la ayuda de moderadores, extender la descripción para que sea más profunda y fundamentada en la realidad.

    El objetivo es que a partir del 15 de mayo cada invención de «medidas preventivas» sea acompañada de grupos online que estén investigando conjuntamente cómo resistir el regreso a la «vida normal». Aquí, las herramientas web no se utilizan para expresar una opinión, ni para recopilar estadísticas, sino para formar un grupo de contacto capaz de describir una situación e identificar tanto aliados como adversarios en el momento del desconfinamiento. La infraestructura de código abierto desarrollada por el médialab de Sciences Po no tiene otra finalidad que la de facilitar la constitución de estos grupos moderadores.

    Mientras que el primer nivel de nuestros ejercicios permite expresar preocupaciones personales, el segundo nivel tiene el objetivo de profundizar y explorar más estas expresiones y amplificar colectivamente sus resonancias.

    En esta medida, el análisis de lo recogido a través del cuestionario nos brinda la posibilidad de proponer algunos grupos de contacto temáticos. Sobre la base de lo que ha descrito en sus respuestas, se le invitará a participar en algunas actividades en línea organizadas en torno a procedimientos descriptivos sencillos y breves, pero, con suerte, significativos y que durarán 2 horas.

    Comprometidos en la delicada operación de matizar y detallar las preocupaciones individuales al contrastarlas colectivamente, esta segunda serie de ejercicios constituirá la base para las actividades presenciales que estamos planeando a partir de septiembre.

    3

    Talleres presenciales.

    Llevamos tres años trabajando como parte de un colectivo llamado Dónde aterrizar. En un tercer nivel (el proyecto piloto), que requiere reuniones presenciales, largas y meticulosas en pequeños grupos para re-aprender cómo describir el propio territorio de una manera concreta y controvertida. Hemos aprendido de la experiencia que los ejercicios preparatorios requieren mucho tiempo, un re-aprendizaje de la vida colectiva y una cultura artística que permita expresarse de una nueva manera, para dar lugar a lo que llamamos «nuevos libros de quejas» .

    El objetivo es poder encontrar muy rápidamente los grupos de contacto que han decidido tal o cual «medida de protección». O son grupos vinculados a un territorio específico, o estos grupos se definen por una pregunta, una actividad, una empresa, un comportamiento que han elegido modificar con su acción «viral». Estos ejercicios preparatorios son la única forma práctica y sencilla que hemos ideado para aprovechar la contención y vincular la actual crisis de salud con el cambio ecológico que se avecina.