24
Abr

LOS ECONOMISTAS Y EL TIERRAPLANISMO

El Tierra Planismo es la última de las tantas Teorías Conspirativas habidas en la historia de los humanos.

Jose Luis Fdez. Casadevante, Kois. Sociólogo en un interesante artículo asoció a quienes promueven la concepción conspirativa del TierraPlanismo con algunos enunciados de los economistas que, creo relevante que nosotros debemos tomar en cuenta, en este momento, de una gran algarada mediática de representantes de esta disciplina, acompañados fervientemente por sus compañeros de ruta, algunos políticos argentinos.

Este sociólogo ecologista en su práctica cotidiana enuncia tres afirmaciones por las que asocia a los ECONOMISTAS con la cosmovisión de los TIERRAPLANISTAS.

ALGUNAS ASOCIACIONES

    1. El funcionamiento de la economía convencional cada vez se parece más a esta abstracción absoluta de la realidad del tierraplanismo.
    2. La economía ignora a la ecología al igual que los tierraplanistas no reconocen sus equivocaciones en que el calentamiento global va producir un cambio en los estilos de vida.
    3. En tercer lugar, se acrecentará «nuestro nivel de alfabetización ecológica cuando nos burlemos de las teorías de los economistas convencionales»
Si en los siguientes párrafos del artículo de José Luis Fdez. Casadevante «Kois«, introducimos su asociación entre economistas y tierraplanistas, su visión de los economistas no es muy halagüeña.

«Vemos cómo los economistas/tierraplanistas tienen una agudizada tendencia a sostener teorías de la conspiración, desprecian la ciencia por formar parte del engaño que nos hace vivir en una especie de gigante Show de Truman, derrochan creatividad para cuestionar las evidencias, inventan artilugios tremendamente ingeniosos para visualizar sus teorías y logran generar una identidad colectiva y un fuerte sentido de pertenencia grupal. Un economista/tierraplanista nunca pierde un debate porque en una conversación solo persigue reafirmarse en sus ideas y nunca problematizarlas, resultando frustrante ver lo ineficaz que resulta apelar a la razón ante tanto despropósito.»

Si en el siguiente párrafo agregamos a otros actores :

«Al final del documental [en Netflix La tierra es plana], tras haberse demostrado lo ridículo de estas ideas y los perversos mecanismos de reafirmación que las sostienen, terminas sintiendo lástima por esta comunidad de personas ingenuas y plagadas de frustraciones, soledad e incomprensión. Y te das cuenta de que algo falla en el sistema educativo, los medios de comunicación y la dinámica de las redes sociales que realimentan este fenómeno. El enorme auge de este movimiento es un reflejo de los efectos que tiene la popularización de la posverdad, de las afirmaciones falsas que tratan de influir en la opinión pública basándose en emociones y acríticas creencias previas.»

Obtenemos una descripción de su forma de ver nuestra realidad.

PREGUNTAS QUE HACE EL ARTÍCULO:

Si bien las preguntas del escrito están dirigidas a los economistas, en mi opinión deberíamos incluir también a los medios, políticos, empresarios, sindicalistas, es decir, a toda la élite argentina

1. ¿Por qué La absurda hipótesis que sostiene el funcionamiento del capitalismo : que plantea «La creencia en la viabilidad de un crecimiento económico exponencial e infinito dentro de un planeta finito, con recursos limitados y muchos de ellos no renovables.»?

2. ¿Por qué no tener en cuenta los límites biofísicos ya desbordados, y por qué la economía no está considerando el «funcionamiento previo de la biosfera que la contiene?»

3. ¿Por qué se desprecia a la ciencia económica crítica que propone nuevos enfoques de la economía ecológica, la economía feminista, la economía social y solidaria?

4. ¿Por qué se confía en «indicadores que sólo miden intercambios monetarios, como el PIB, para valorar la salud de la economía»?

5, ¿Por qué se mide positivamente la contaminación, las guerras o la mercantilización del ocio (puesto que generan intercambios monetarios) y penalizar la paz, el cuidado de los ecosistemas o las alternativas de ocio no consumistas (ya que no estimulan la economía)?

6, ¿Por qué no manejamos con la misma soltura indicadores como Huella ecológicaIndice de Progreso RealDeuda Ecológica o Deuda de Cuidados?

7.¿Por qué se engaña que nuevas tecnologías o futuros inventos y descubrimientos, harán factible y sostenible al desacople entre el crecimiento y el consumo creciente de energía y materiales.

8. ¿Por qué nunca se oye a un economista plantear que [Actualmente hay unas 7.300 millones de personas en la Tierra] y «con todas sus desigualdades sociales, el planeta únicamente soportaría a 2.400 millones de personas». Por lo tanto, «debemos reconocer que nuestro estilo de vida [consumista] no es universalizable a nivel planetario, ni un ejemplo de lo que podemos considerar como “buena vida».

«paradójica[mente] cuanto más socialmente construido es un HECHO, más verdadero se vuelve y más difícil resulta refutarlo». Bruno Latour.

Finalizando la descripción el documento afirma : «Un economista convencional se encuentra con el mismo dilema que un tierraplanista, puede llegar a asumir el diagnóstico pero no las consecuencias. Nunca le oiremos decir que estos riesgos solo se conjurarán curando la adicción al crecimiento y a los combustibles fósiles, con profundas transformaciones socioeconómicas y culturales

PROPUESTAS :

— «para repensar la economía sería la «teoría del donut» de la economista Kate Raworth, que nos habla de la necesidad de definir un suelo de necesidades básicas que deben ser satisfechas universalmente y por debajo del cual no es posible una vida digna (ingresos, educación, sanidad, alimentación, energía, igualdad de género y equidad…); y de reconocer la existencia de un techo marcado por los límites ambientales que no podemos superar si queremos construir sistemas socioeconómicos perdurables (acidificación de océanos, clima, usos del suelo, agua…). El espacio seguro y justo para la humanidad se situaría entre esos umbrales, y las innovaciones socioambientales deberían orientarse a facilitar la reorganización de nuestras sociedades de forma que se haga viable este propósito

«En estos tiempos de debates sobre emergencia climática y crisis ecológica conviene no olvidar las raíces económicas de nuestros males. El día que nos riamos de las teorías de los economistas convencionales tanto como de los tierraplanistas, será un indicador de que ha subido nuestro nivel de alfabetización ecológica

Artículo completo en :
https://www.eldiario.es/ultima-llamada/Tierraplanismo-economico_6_891420863.html