30
Nov

El Nuevo Concepto «ZONA CRÍTICA»

Traducción de :

Algunas ventajas de la noción de “Zona Crítica” para la Geopolítica.
Bruno Latour*

ScienceDirect Procedia Tierra y Ciencia Planetaria 10 (2014) 3 – 6
Reunión de Geoquímica de la Superficie de la Tierra, GES-10

* Autor. Dirección de correo electrónico: bruno.latour@sciencespo.fr

Resumen

 El concepto relativamente nuevo de «zonas críticas«, muy parecido al del «Antropoceno«, señala un giro interesante en las formas de abordar los sistemas de soporte vital en la Tierra y, por lo tanto, una nueva forma de entender el prefijo «geo» en geopolítica. Se enumeran algunas ventajas de la noción de ciencias políticas.

© 2014 Los autores. Publicado por Elsevier B.V.
Revisión por pares bajo la responsabilidad del Comité Científico de GES-10.

Palabras claves
: Zonas criticas; Territorio; Espacio; Geopolítica.

Mi interés en la geociencia proviene del prefijo común «geo» que la geografía, la geofísica y muchas otras disciplinas asociadas comparten con la geopolítica.

La política se define aquí como la «composición progresiva del mundo común» 1. Tal definición implica que no hay ya un mundo que sea común en primer lugar (contrariamente al anterior argumento de que dado que la Naturaleza es igual para todos, el acuerdo vendría automáticamente al compartir las leyes de la Naturaleza); esto también implica que esta comunidad tiene que estar compuesta (es decir, unida, elemento tras elemento, a través de muchos esfuerzos y conflictos); esto también significa que es «continuo/progresivo» en el sentido de que da una dirección hacia adelante, está abierto al debate y es lento porque depende de reunir muchos intereses, valores y entidades inconmensurables en un modus vivendi común 2. Definido en ese sentido, la palabra «política» no se limita a los humanos, sino que incluye todos los elementos o entidades que se consideran parte de la composición del mundo común. Esto es lo que permite hablar, por ejemplo, de la «política del suelo» porque el mundo a considerar está hecho tanto de humus como de subsidios de la UE para el maíz, la fermentación en el intestino de las lombrices de tierra, La pluviometría o el apetito de los consumidores por los alimentos «bio».

1. Bruno Latour. Politics of Nature: How to Bring the Sciences into Democracy (translated by Catherine Porter). Cambridge, Mass: Harvard University Press, 2004.

2. Walter Lippmann. The Phantom Public. New Brunswick: Transactions Publishers, 1925 [1993].

Tomo «zona crítica» para referirme a un precisar en la envoltura de la biosfera (la piel de Gaia en el lenguaje de Lovelock) que se extiende verticalmente desde la parte superior de la atmósfera inferior hasta las llamadas rocas estériles y horizontalmente donde sea posible obtener datos sobre los diversos flujos de ingredientes que fluyen a través del sitio elegido (que en la práctica generalmente significa captaciones de agua) 3. «Ingredientes» aquí no significa solo productos químicos o elementos físicos, ya que «legislación de la UE», «prácticas agrícolas» o «tenencia de la tierra» pueden ser parte de los datos para recuperarse del estudio, así como la cantidad de nitratos.

3. Brantley, SL, Goldhaber, MB, Ragnasdottir, KV. Cruce de disciplinas y escalas para entender la zona crítica. Elementos 2007; 3 (5): 307-314.

A los ojos de un forastero, ¿cuáles son las ventajas de la noción de zonas críticas para la geopolítica?

La noción de zona crítica tiene la primera ventaja de analizar en piezas mucho más pequeñas la idea de «la vida del planeta». Puede ser tan pequeño como un jardín o tan grande como la cuenca del Amazonas. Por su naturaleza de piel de leopardo, la forma en que los especialistas de zonas críticas intentan comparar y reunir sus hallazgos ofrece una imagen mucho más realista de un proceso político (en el sentido que se acaba de definir) que la idea de «política planetaria». Si bien es imposible para las personas comprender qué es asumir la responsabilidad de la administración de todo el planeta, es mucho más fácil ver dónde se encuentra uno en relación con una zona crítica de dimensiones variables.

Esta primera ventaja está potencializada por otra característica de la noción: la zona crítica redistribuye los flujos y ciclos de las muchas entidades que pasan por el estudio de campo de tal manera que el agente humano no está unificado, sino que se considera que actúa de muchas maneras diferentes. «No es lo humano lo que estamos considerando, es su acción» 4. Por ejemplo, la deforestación, un cambio en la práctica agrícola o en los subsidios de la UE pueden estar relacionados, en la boca de la captación de agua, con cambios en el contenido de nitratos, de calcio, así como con cambios en la extensión de la biodiversidad, el pescado o el número de turistas habiendo llenado un cuestionario. Entonces, en lugar de un agente/actor, «The Human», actuando «On Nature», recuperamos de los múltiples estudios trazadores de relaciones/agencias heterogéneas mezcladas en combinaciones totalmente diferentes. Esta situación no solo permite la colaboración de muchas disciplinas diferentes, sino que también abre políticamente muchos cursos alternativos de acción que la persona cara a cara no permite. En ese sentido, la noción de la zona crítica es mucho menos paralizante para la política que la del Antropoceno 5.

4. Yves Goddéris (comunicación personal, 16-05-2014).

5. Christophe Bonneuil y Jean-Baptiste Fressoz. El evento antropoceno: La Tierra, la historia y nosotros, París: Le Seuil, 2013.

Otra ventaja de la noción es que tiene la palabra «crítica» en esto, lo que significa que bajo tensión puede descomponerse por completo o cambiar a otro estado, mientras que la palabra «zona» implica que traza algo así como un borde (verticalmente también como horizontalmente). Las dos palabras juntas son un cambio útil de las nociones de «tierra» o «territorio» que son demasiado legales (o administrativas) en su delimitación o demasiado espaciales (en el sentido común del espacio euclidiano) 6. Estudiar, vivir, poseer, inspeccionar o vigilar una zona crítica no es lo mismo que estudiar, vivir, poseer, encuestar o vigilar un pedazo de tierra o un territorio 7. Mientras que el territorio no podría repentinamente desaparecer bajo estrés, la zona crítica podría «volverse crítica» (en lenguaje de ingeniería) y arruinarse. Por lo tanto, la noción implica una atención, una capacidad para sentir lo que sucede y la necesidad de ser cautelosos, cuidadosos, inteligentes e informados de una manera que sería diferente si la zona fuera solo una parte del «espacio«. Literalmente, la zona crítica involucra a todos sus habitantes en una narrativa de historia, crisis, conflictos y transformaciones que difiere totalmente de lo que solía ser cuando alguien hablaba con orgullo de “tener los pies firmemente en el suelo» 8. 

6. Mike Crang y Nigel Thrift, Thinking Space (Critical Geographies), Londres: Routledge, 2000.

7. Stuart Elden. El nacimiento del Territorio. Chicago: The University of Chicago Press, 2014.

8. Burns H. Weston, y David Bollier. Gobernanza Verde: Supervivencia Ecológica, Derechos Humanos y la Ley de los Comunes. Cambridge: Cambridge University Press, 2014

«La noción de «zonas críticas» y la redefinición de territorios»: intervención de Bruno Latour

Entonces, incluso más que el concepto de Antropoceno, el de zona crítica modifica la noción de espacio que se había consagrado tanto en la noción de Naturaleza como en las divisiones más antiguas entre las geografías humanas y físicas. Mientras que el espacio, en épocas anteriores, era lo que podía ser estudiado por una mirada humana independiente (o por la «visión desde ninguna parte» favorecida por las opiniones más antiguas de la ciencia), las zonas críticas definen un conjunto de entidades interconectadas en las que las acciones humanas de múltiples formas están en todas partes entrelazadas. Si bien tal ya había sido el caso en la geografía, incluso allí la idea era, sin embargo, la capa humana de transformación del espacio y el paisaje en la parte superior de una capa llamada «física» y que se suponía que permanecería bastante estable o al menos desconectada de la acción humana que se considera esta en una escala diferente (en tiempo y espacio). Es precisamente esta idea de dimensiones en capas lo que parece desaparecer y lo que da a la zona crítica su originalidad. Para trazar el ciclo del nitrógeno podrías hacerlo tan rápido entrando en una fábrica (hecha por el humano) como siguiendo la liberación de calcio de la roca (hecha por la naturaleza) te llevaría a estudiar algunas regulaciones impuestas por los ingenieros forestales que habían leído nuevos libros de texto sobre manejo del suelo 9. Y lo que es tan interesante es que tal narrativa podría permitir a los científicos naturales conectarse de manera diferente con los puntos de vista alternativos que otras personas tienen sobre el mismo 10.

9. Alain Ruellan. De suelos y de hombres. Un enlace amenazado. París: Ediciones IRD, 2010.

10. Eduardo Kohn. Cómo piensan los bosques: hacia una antropología más allá del ser humano Berkeley: University of California Press, 2013.

Pero hay otra ventaja, más filosófica que deseo subrayar para concluir: la noción de zona crítica, debido a la cantidad de disciplinas involucradas en el monitoreo de la porción de tierra que exploran juntas, ayuda a resistir la tentación de pensar que estamos tratando con un «sistema unificado”. La gran falacia geopolítica de la ecología política es que la Tierra es un todo donde «todo está conectado» y si solo pudiéramos reunir las cajas que representan los elementos «naturales» con los «sociales», habríamos unificado la pregunta y podríamos acercar desde las escalas más grandes a las más pequeñas. El problema de este punto de vista es que importa una metáfora técnica (mecánica o cibernética) que implica (la mayoría de las veces subrepticiamente) la presencia oculta de un ingeniero en el trabajo que ha concebido el conjunto como un sistema del cual solo vemos las partes. Pero no hay un ingeniero en el trabajo y, por lo tanto, las relaciones entre los elementos no pueden ser las de las partes con un todo. De ahí un rompecabezas científico en cuanto político que no debe resolverse con demasiada rapidez, saltando a la idea de que estamos tratando con un sistema  . Por lo tanto, es mucho más fácil darse cuenta de la necesidad de componer el mundo común debido a la gran dificultad de reunir los diversos ingredientes que conforman una zona crítica.

11. Bruno Latour. Reensamblando lo social. Una introducción a la teoría del actor-red. Oxford: Oxford University Press, 2005.

Así como la idea de un sistema, esto es realmente la distinción entre planos o capas (unos naturales y estables, las otras humanas y activas o históricas) lo que pone en duda la noción de zona crítica, la captación de agua después de la captación de agua. Los comportamientos multiformes humanos no solo están completamente inmersos en el estudio de campo, sino que también lo son los hallazgos de los «zonistas críticos» (si existe tal término) que son parte de la zona en la que intervienen al hacerlos visibles a través de Instrumentos y modelos de vigilancia 12.

12. Charles D. Keeling. «Recompensas y penalizaciones de gravar la tierra». Revisión anual de energía y medio ambiente 23

Se acabó la idea de una mirada distante desinteresada. En realidad, dada la importancia de los instrumentos de monitoreo para seguir las transformaciones constantes de las zonas altamente estresadas, nos encontramos en una situación que se parece más a la de las unidades de cuidados intensivos que son tan familiares para los médicos y cirujanos. En este sentido, los especialistas de zonas críticas son un híbrido interesante entre científicos naturales y fisiólogos. La zona se volverá más o menos «crítica», es decir, equipada con instrumentos, circuitos de retroalimentación, advertencias y monitoreo de todo tipo, dependiendo de la presencia, la inversión y las acciones de los propios científicos. En ese sentido, los «zonistas críticos» son miembros completamente activos de esa nueva geopolítica. Una situación que puede hacer que algunos científicos se muestren cautelosos, como si hubieran perdido algo de su objetividad; y sin embargo, es un marcador claro de esta geo-historia en la que nosotros (los humanos y los no humanos) parecemos estar todos embarcados 13.

13. Bruno Latour. «Guerra y Paz en una Edad de Conflictos Ecológicos». Revue Juridique de l’Environnement 1 (2014): 51-63.


Expresiones de gratitud

Gracias por las discusiones con el consorcio de Sorbonne Paris Cité que trabaja en el programa «Politiques de la Terre», y con Pierre Soler e Yves Goddéris por aceptar ser entrevistados.
La investigación ha recibido financiación del Consejo Europeo de Investigación en virtud del Séptimo Programa Marco de la Unión Europea (FP7 / 2007-2013) / ERC Grant ‘IDEAS’ 2010 n ° 269567 ”.


«La noción de «zonas críticas» y la redefinición de territorios»:
intervención Bruno Latour

En francés : https://www.youtube.com/watch?v=QD3B5DR-x2E

Intervención en el simposio «¿Cómo pensar el antropoceno? «, 5 y 6 de noviembre de 2015 en el College de France, París. El orador Bruno Latour, sociólogo y filósofo de las ciencias, Sciences Po. Coloquio etiquetado en el marco de la COP21 y organizado por:

– La Fundación de Ecología Política – http://www.fondationecolo.org/
– El Instituto de Ciencias Jurídicas y Filosóficas de la Universidad de París I Panthéon-Sorbonne – http: //www.univ-paris1.fr/unites-de-r …
– El Colegio de Francia – http: //www.college-de-france.fr/site/ …
– El Instituto de Investigación de los CDC – http: //www.caissedesdepots.fr/le-grou …
– El MOST (Programa para la Gestión de las Transformaciones Sociales) de la UNESCO – http: //www.unesco.org/new/en/social-a …

También en asociación con el Instituto Momentum, el Grupo Verts / ALE en el Parlamento Europeo, la revista Esprit, France Culture, Philosophie Magazine y Télérama.

Encuentre todos los videos de la conferencia en el sitio web www.anthropocene.paris

El sitio web de la FÉP: www.fondationecolo.org
categoría
Noticias y política