Foto aérea tomada el 16 de agosto de 2020 que muestra el granelero MV Wakashio que encalló y se rompió en dos partes en Mauricio. El barco ha derramado más de 1.000 toneladas de petróleo.
08
Feb

DE COVID-19 A LA ECOLOGÍA: «EL CONFINAMIENTO ES DEFINITIVO»

advierte el pensador Bruno Latour.

Foto aérea tomada el 16 de agosto de 2020 que muestra el granelero MV Wakashio que encalló y se rompió en dos partes en Mauricio. El barco ha derramado más de 1.000 toneladas de petróleo. • Créditos: STRINGER – AFP
Traducción : Horacio Alperin
Entre la ecología y las humanidades digitales, Bruno Latour replantea nuestras vidas en la época de Covid-19. Figura atípica de las ciencias, pragmático católico, denuncia tanto los excesos de la globalización como la vuelta a
«lo local». Y publica su nuevo libro: «¿Dónde estoy?»
Bruno Latour tiene el don de la ubicuidad. Este invierno, está en todas partes a la vez, lo que significa en ninguna parte. Es el curador principal de la Bienal de Taipei, que se inauguró el 21 de noviembre, pero estará, por falta de turistas, reservada principalmente para los taiwaneses. Codirige la exposición  «Critical Zones» en el Zentrum für kunst und mediem de Karlsruhe, que se presenta de forma intermitente hasta agosto de 2021, según el confinamiento alemán. Enseña en Sciences Po París, donde creó SPEAP, una enseñanza «de experimentación en artes políticas», que ya no tiene lugar excepto en Zoom. También es el fundador del Medialab francés, un “laboratorio de investigación interdisciplinario sobre el lugar de la tecnología digital en nuestras sociedades”, también confinado.
Omnipresente en varios continentes, Bruno Latour no está en ninguna parte. Y para empeorar las cosas, él ha tenido el Covid (como relata en un artículo y ahora en un libro). Como todos nosotros, el filósofo y sociólogo está viviendo un año que no tiene parangón. Un poco por encima del suelo.

Sitio internet de l’édition 2020 de la biennale de Taipei : https://www.taipeibiennial.org/2020

Con los pies en la tierra

El pensador, sin embargo, tiene los pies en la tierra. El título de su libro más vendido: ¿Dónde aterrizar? (el título es más hermoso traducido como los pies en la tierra). Un éxito poco común para un autor considerado generalmente difícil e indescifrable. Este breve ensayo de 150 páginas es una obra importante que, aguas arriba, resume el pensamiento “latouriano” –su nombre se ha convertido en un adjetivo– y, aguas abajo, aparece como un manual teórico para entender el “siglo ecológico” por venir. Si uno tuviera que leer solo un libro de Latour, sería este. Incluso antes de ¿Dónde estoy? , que publicó este mes.

El trabajo, sin embargo, es inmenso. río arriba de ¿Dónde aterrizar? Latour ha construido una obra atrevida. Sociólogo, antropólogo y filósofo de las ciencias, se interesó temprano por los microbios: no los vimos, pero actuaron en nuestras vidas hasta que Pasteur los descubrió (Pasteur en 1984; La Vie de lab en 1988). Sin duda, Latour asumió, a partir de este momento, que los seres humanos no eran los únicos actores que actuaban en nuestro planeta. Si todavía era necesario, la epidemia de Covid lo confirma amargamente hoy.

La “teoría actor-red”, conocida por la abreviatura ANT (para Actor-Network Theory), completa sus primeros trabajos. Imaginada a partir de la década de 1980 y luego profundizada por varios investigadores, entre ellos Latour, esta teoría sociológica tiene en cuenta, más allá de los humanos, los “no humanos” (objetos, plantas, cuerpos y entidades geológicas, la tierra, etc.). Estos actores, también llamados «actantes», se comunican con nosotros de múltiples formas, para bien o para mal. Por tanto, tendremos que dar “derechos” a todos estos actores y aprender a vivir “con los pies en la tierra”.

En varios libros, Bruno Latour, ahora filósofo (se graduó como el mejor de su clase de filosofía.), profundiza su pensamiento y especialmente su método ( Nunca hemos sido modernos en 1991, La Fabrique du droit en 2002, Changer de sociétéRedoing sociología en 2006). Cada vez, Latour se encuentra en el cruce de las ciencias sociales y las ciencias duras. Cuestiona incansablemente la oposición entre naturaleza y cultura, que según él será cada vez menos relevante. Se replantea la modernidad o intenta abrir las claves de la innovación. En su camino, también reescribió La sabiduría y la política de Max Weber, al mostrar que la distinción disminuirá, el político tendrá que convertirse en erudito, a medida que las cuestiones ecológicas dominen nuestras vidas.


La traducción al inglés de «Where to land?» por Bruno Latour, Polity Press, 2018.

Humanidades digitales

No fue hasta la generalización de Internet y el reconocimiento por parte del público en general de la magnitud de la crisis ecológica, a principios de la década de 2000, que Latour se bifurcó hacia estas dos nuevas direcciones. Si ha escrito poco sobre digital como tal, es uno de los pensadores que ha renovado los métodos de producción de las ciencias sociales teniendo en cuenta los datos (su artículo «El todo es siempre más pequeño que sus partes» de 2013 marca un punto de inflexión) . En estos textos o en el laboratorio Medialab que fundó en Sciences-Po, busca que los datos hablen y visualicen. El pensamiento de Bruno Latour, de hecho, es ante todo un nuevo método en las ciencias sociales. Junto con otros, ayuda a profundizar el rico concepto de “humanidades digitales”.