07
Feb

BRUNO LATOUR, OBSERVADOR DE LA LUCHA DE «CLASES GEO-SOCIALES»

FRANCE 24
TRADUCCIÓN : HORACIO ALPERIN

Publicado el :

Las crisis del cambio climático y la pandemia han revelado repentinamente una lucha entre «clases geo-sociales», que Bruno Latour observa, con muchas incertidumbres sobre el futuro del planeta.

El antropólogo, sociólogo y filósofo publicó en enero «¿Dónde estoy?» (Ediciones La Découverte), subtitulado «Lecciones de confinamiento para uso terrestre». La principal lección, para él, es que somos incluso más vulnerables de lo que pensábamos, no suficientemente conscientes de la degradación de nuestro medio ambiente.

«El capitalismo ha cavado su propia tumba. Ahora se trata de reparar», dijo Bruno Latour a la AFP.

Sin embargo, los sistemas políticos de los países que emiten más CO2 y consumen recursos no renovables no parecen preparados para ello.

“En los países desarrollados, su tarea ha sido después de la guerra, de reconstrucción, de modernización y de globalización. Entonces estas élites y estos Estados están hechos para algo más que un mundo donde la cuestión se vuelve bastante diferente”, describe el antropólogo.

– Clases «re-materializadas» –

«Podemos lamentar su falta de ajuste, pero mire la dificultad que tienen los ciudadanos comunes y corrientes para captar simplemente algo que se ha vuelto tan obvio como el hecho de que la temperatura del planeta depende de nuestra acción. Un gobierno no va más rápido que la opinión pública».

Y esta opinión está dividida entre quienes tienen los medios para protegerse de las consecuencias del calentamiento global o las crisis de salud, y quienes no.

«Este es el gran interés del calvario que estamos atravesando: traer lo que yo llamo las clases geosociales al frente de la escena», dice Bruno Latour.

“Mientras que a finales del siglo pasado, se pensaba que las clases habían desaparecido, éstas al contrario, han sido re-materializadas de una manera extremadamente visible por el Covid-19. Todo el mundo percibió las relaciones de clase: las personas que mueren en función de la +raza+, las que deben garantizar las entregas de bienes y servicios esenciales y que están más expuestas al virus, etc.».

Pero no ve esto como el motivo de un regreso al marxismo: «Se percibe que las clases que se llamaron clases sociales siempre han sido clases geosociales. Esto siempre ha sido una cuestión de ocupación de territorios, y de desplazamientos».

– Extractores y avariciosos –

«Teníamos una cartografía de las relaciones de poder que estaba simplificado. Es decir que si proletarios y un capitalista se pusieron de acuerdo sobre la explotación de un suelo, el suelo no era parte de la cuestión. Ahora la cuestión de la desaparición del suelo sobre el que los capitalistas y los proletarios viven se convierte en un sujeto”.

A la vieja oposición entre izquierda y derecha, «¿Dónde estoy?» sustituye a otro, entre «extractores» y «avariciosos». Los primeros que continúan explotando un planeta donde el «día de la superación» se produce cada vez más temprano en el año. Estos últimos que piensan en limitar su paso.

«¿Esterilizo o fertilizo las condiciones de vida que me han permitido estar aquí?», es, según el filósofo, la cuestión a la que se enfrentan hoy todos. Incluso si «todos somos extractores cuando vivimos en países desarrollados».

Y convertirse en un «reparador» no es fácil. Como en el momento del descubrimiento del Nuevo Mundo, «hay que reinventarlo a nuevo, el derecho, la política, las artes, la arquitectura, las ciudades», escribe Bruno Latour.